Hasta ahora, habitualmente sabíamos de la Verdejo que se utilizaba para hacer vinos blancos de corte tradicional en Rueda y alguno más en la provincia de Segovia, donde bodegas como Belondrade y Lurton y sobre todo Ossian hacen estupendos vinos con esta variedad blanca. Precisamente es de esta última bodega de donde salió nuestro protagonista de hoy, Ismael Gozalo, quien decidió establecerse por su cuenta en la misma provincia de Segovia con su proyecto MicroBio Wines.

En esta bodega situada en Nieva es donde Ismael ha hecho de la Verdejo algo completamente distinto a lo que estamos acostumbrados. Sobre todo porque decidió hacer vinos diferentes, vinos que como dice en su web, que ha escrito personalmente los textos y descripciones, algunos son “vinos difíciles y no para iniciarse a tomar vino, es para los que nos gusta el vino y ¡queremos nuevas experiencias!”. Y qué más queremos en OrangeWines.es que vinos distintos? De los otros ya están los supermercados llenos. La gracia para los amantes del vino, creo yo, está en vinos como los de Ismael.

Ismael tiene dos líneas de vinos: MicroBio Wines y Ismael Gozalo. En ambas trabaja sobre todo con la Verdejo. En la primera línea elabora ocho vinos blancos, dos vinos naranjas y un Pet Nat. Y no solo sorprende la diversidad sino también los procesos utilizados, que bien podríamos llamarlos extremos: Viñedos en pie franco o vaso en cultivo orgánico certificado hasta los 920 metros de altura, trabajos manuales en el campo y sin productos químicos, y luego en la bodega tinajas de barro, damajuanas y barricas, fermentaciones a 11º-13º sobre las lías que duran meses, nada de battonage, nada de remontados, sin filtraciones ni correcciones ni filtrados ni sulfuroso… Hace todo aquello que sirve para dotar a sus vinos de un carácter único. Y también porque la cantidad de cada uno es limitada, casi ninguno llega a las 1.000 botellas al año y en muchos casos, menos de 500.

Ismael usa una prensa vertical tradicional de acero inoxidable de 500 litros. Tras un prensado ligero, el mosto va a diferentes recipientes en función del vino en el que va a convertirse. Frágil fermenta en damajuana de 16 litros; Ilegal, por ejemplo, pasa casi un año en barricas de 4º o 5º año. Issé permanece en tinajas de barro durante casi un año y pasado este tiempo envejece el mismo periodo de tiempo en un depósito de inoxidable antes de ser embotellado. La Mar Salada fermenta y hace su crianza en un viejo fudre de 1.050 litros. Sin Rumbo es un blanco que fermenta en barrica, Nieva York es un Pet Nat, Correcaminos es un vino ágil y ligero, y por último Rack, quizá su vino más radical, cuya elaboración busca “la elasticidad del varietal para conocer su parte más extrema en el sentido de trabajar los mostos y fermentaciones con una altísima turbidez, buscando una reducción. Y por ende, una auto protección del vino.”

En la línea Ismael Gozalo encontramos cuatro blancos más: La Banda del Argílico, elaborado con uvas provenientes de dos parcelas en Nieva, El Pirata, elaborado junto con Benjamín Romeo con uvas autóctonas Viura, Malvasía y Garnacha Blanca de viñedos de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja) y con la Verdejo de las tierras altas de Nieva. Sin Nombre es otro monovarietal de Verdejo con casi dos años de crianza, tanto en barrica al principio como en inoxidable después. Por último, tras el nombre de R.s-P.bl.c. Verdejo se esconde un vino cuyas uvas provienen de una parcela con calificación Grand Cru en el paraje El Carril. Fermentación y crianza en barricas borgoñonas de 228 litros en las que permanece 10/12 meses.

Esto es lo que dan de sí los vinos blancos, que como vemos, no es poco.

Ismael hace además dos vinos naranja; KM 0 Origen y Tentados. El primero fermenta en tinajas de barro. Tras dos meses de fermentación, la pasta se prensa y el vino se pasa a barrica para su crianza durante casi un año. Después de la primera crianza en barrica se deja diez meses en depósito, para su afinado final. Estos vinos tienen una alta tanicidad, debido al contacto del mosto con las pieles y raspón durante largo tiempo. El segundo vino, Tentados, fermenta en tinajas de barro donde sufre una maceración carbónica de unas cinco semanas. Posteriormente, el mosto está en contacto con las pieles durante seis meses.

MicroBio Wines cuenta también con dos vinos rosados elaborados con Tempranillo siete vinos tintos elaborados con Tempranillo, Merlot, Rufete, Mencía y Syrah. Como vemos, una gran colección de vinos que merecen más tiempo para hablar de ellos y que lo haremos en otra ocasión, porque hay que darles el respeto que se merecen. Por el momento, nos dedicaremos a catar los blancos y naranjas además de hablar con Ismael acerca de su pasión por la Verdejo y su forma de trabajar con ella en Segovia.

Fotos (c) MicroBio Wines

This slideshow requires JavaScript.