Tú que me lees ya sabes que me encantan los vinos del Friuli. Nos encantan los vinos blancos del Friuli. Y nos encantan los Orange wines del Friuli. Los descubrimos hace poco y cada vez que encontramos uno nuevo nos enamoramos más profundamente de ellos. Los elaboradores de los Orange wines son diferentes del resto. No son mejores ni peores, simplemente son diferentes. Tienen una mentalidad diferente y una filosofía diferente. Es cierto que otros elaboradores de vinos tradicionales pueden compartir su filosofía. Pero creemos que los Orange wines son un estilo que puedes amar o no gustarte nada, no hay término medio. Y una vez que los amas, estás perdido. Estás perdido porque son muy especiales, y normalmente su producción no es muy alta, por lo que tienes que trabajar duro para encontrarlos. Pero una vez que lo haces, son tan agradecidos que no se puede volver a los vinos tradicionales y olvidarte de ellos. Bueno, quizás puedas, pero siempre anhelarás tus Orange wines.

La elaboración de Orange wines no se limita a comprar un ánfora en lugar de un barril de roble y dejar el mosto macerando en contacto con las pieles durante un tiempo más largo, mientras mantienes el ánfora enterrado bajo tierra. Es mucho más que eso, es una filosofía. Es una forma de entender el vino, una manera de entender cómo funciona la naturaleza en el viñedo, en la variedad y en la uva. Es una manera de hacer vino en primer lugar porque te gusta el vino y luego porque quieres permitir que los elementos que forman parte del vino se expresen por sí mismos. No en la forma que deseas que sean, no en la forma que el consumidor de vino quiere que sea, sino en la forma en que la naturaleza quiere que el vino sea. Como elaborador tienes que entender esto para poder hacer grandes vinos.

Damijan Podversic es uno de estos elaboradores. Tiene una filosofía particular sobre la elaboración del vino y sobre la naturaleza. Y sobre la tierra. Y sobre interpretar y entender todo. Él trabaja con las variedades blancas locales Ribolla Gialla, Friulano y Malvasia para hacer el vino que pasa largos períodos de contacto del mosto con las pieles. En algunos casos hasta 90 días, y nunca menos de 60 días. Y sus vinos están entre los mejores y más codiciados en Italia. Y sus vinos están hechos para el alma, no sólo para el cuerpo.

Damijan sigue y escucha a la Naturaleza. Y a los ciclos de la luna. No quiere usar técnica ni producir vinos técnicos. Quiere hacer vinos naturales donde se expresan la tierra y la uva, vinos que no puede mejorar sino acompañar en su viaje, siempre con un gran respeto por la Naturaleza. Sino, el vino no tiene alma. Damijan no necesita ningún tipo de análisis para saber cuándo tiene que empezar a cosechar. Por el contrario, camina por los viñedos, conoce las uvas y busca la fase lunar adecuada. Y sus creencias biodinámicas le hacen no filtrar ni clarificar el vino o utilizar cualquier otro método invasivo. Damijan sólo usa un poco de azufre y nada más.

Damijan cuenta con seis hectáreas de viñedos en el Monte Calvario en Gorizia. Aquí tiene plantadas las variedades blancas locales Ribolla Gialla, Malvasia, Friulano y Pinot Grigio, y luego dos variedades tintas internacionales: Merlot y Cabernet Sauvignon. En San Floriano tiene media hectárea de Chardonnay, dos hectáreas más en Gradiscutta con Chardonnay, Malvasia y Friulano y, finalmente, una hectárea y media en Piedimonte con Friulano, Chardonnay y Malvasía. El suelo es la típica piedra arenisca marga Flysch (Ponca) que encontramos aquí en Collio, suelos bajos en nutrientes que hacen que las raíces sean más profundas buscando agua y alimento. Aquí, con la ubicación entre los Alpes Pre-Julianos y el Mar Adriatrico, las variedades internacionales maduran rápido, mientras que las locales necesitan más tiempo para madurar. Los viñedos también tienen diferentes exposiciones aunque la mejor es sur.

Podversic elabora seis vinos, todos ellos Venezia Giulia IGT. Los monovarietales son:

Damijan Malvasia: La maceración con las pieles es en tinos troncocónicos de roble abiertos durante 60-90 días sin control de temperatura. La crianza es de 36 meses en roble y 12 meses más en botella.

Damijan Pinot Grigio 2010-2011: La maceración con las pieles es en tinos troncocónicos de roble abiertos durante 30 días sin control de temperatura. La crianza en roble del 2010 fue de 24 meses y de 12 meses la del 2011. Posteriormente, en agosto de 2012, se ensamblaron las dos añadas pasando luego otros seis meses en botella.

Damijan Ribolla Gialla: La maceración con las pieles es en tinos troncocónicos de roble abiertos durante 60-90 días sin control de temperatura. La crianza es de 36 meses en roble y 12 meses más en botella.

Damijan Nekaj (Friulano): La maceración con las pieles es en tinos troncocónicos de roble abiertos durante 60-90 días sin control de temperatura. La crianza es de 36 meses en roble y 12 meses más en botella.

La mezcla blanca es Damijan Kaplja (Chardonnay 40%, Friulano 30%, Malvasia Istriana 30%). Maceración en cubas de roble abierto durante 60-90 días sin control de temperatura. La crianza es de 36 meses en roble y 12 meses más en botella.

La mezcla tinta es Damijan Prelit (Merlot 70%, Cabernet Sauvignon 30%). La maceración con las pieles es en tinos troncocónicos de roble abiertos durante 40 días La crianza es de 23 meses en roble y 12 meses más en botella.

Damijan trabaja muy bien con los vinos blancos, como hemos visto. Una cosa importante para él es la temperatura de servicio. Siempre nos dicen que hay beber los vinos blancos bien fríos, en torno o por debajo de los 10 grados. En su opinión, la temperatura no debe ser inferior a 15 grados. Un vino natural que no ha pasado por el enfriamiento durante la fermentación es incapaz de expresar por completo su carácter a una temperatura más baja.

Hablaremos pronto a Damijan sobre sus vinos y su filosofía vinícola.

Photos © Maurizio Frullani y Andrea Corbellini

This slideshow requires JavaScript.