En esta web siempre hablo de los vinos que me gustan. Para mí es importante que tú que me lees puedas apreciar que el vino, la bodega o la persona de la que hablo son de mi agrado, porque se nota cuando no hay pasión en lo que escribo. Por eso solo escribo de lo que me gusta y si algún vino o bodega no me gustan prefiero no escribir.

Y tampoco tengo publicidad en esta web. Sin embargo, hoy voy a hacer publicad de algo, pero espero que me lo toleres porque voy a hablar de mi hermano Asier (Alex en su empresa) y de un negocio que ha creado desde la nada. Claro que tiene que ver con el vino, aunque no es su primera misión.

The Paella Club está en la calle Doctor Dou 5, 08001 Barcelona, justo detrás del Mercado de la Boquería en Las Ramblas. El sitio es más que una escuela de cocina donde vas para aprender a hacer una paella y después disfrutar de ella en el mismo local. Alrededor de la paella se crea toda una experiencia gastronómica que empieza según accedes al local con una copa de cava de bienvenida. A partir de ahí es todo disfrutar de la comida en un entorno en el que Alex mi hermano y Alex el chef dan todo su esfuerzo para ofrecernos esta experiencia. Hay tres diferentes experiencias, dependiendo del tiempo que se quiera estar allí y de lo que se quiera comer y beber. La paella es siempre la base y luego se añaden pinchos, escalibada, pan con tomate, vino del Penedès o del Priorat, postre, café, etc. Hay cuatro sesiones cada día y se puede acudir en grupos de una persona hasta grupos de 16 personas, teniendo la posibilidad también de contratar todo el local para una actividad determinada y que además se puede hacer tanto en castellano, catalán o inglés. Todo según las necesidades de quien asista.

Las paellas se cocinan por parejas, ya sean dos personas que acudan juntas o por separado y además, cuando el grupo es grande, digamos que se han juntado 10 personas de diferentes grupos, cada pareja hace una paella diferente, de manera que cuando se ha terminado de cocinar y es momento de sentarse a la mesa para probar lo que se ha cocinado, se pueden probar todas las paellas que se han hecho: de verdura, de carne, de pollo, de marisco, etc. La interacción entre los asistentes, aunque no se conocieran previamente, está siempre muy cuidada por los dos Alex. Y claro que comer unas paellas ricas (doy fe de ello, que ya he estado dos veces) acompañadas de ricos vinos blancos y tintos de Catalunya siempre ayuda a la confraternización. Alrededor de las paellas se suele juntar gente de otros países europeos, de USA e incluso de China o Japón.

Así pues, recomiendo mucho la experiencia de ir a The Paella Club y dejarse guiar por los dos Alex. Seguro que nadie se arrepiente de haber ido.

Contacta con ellos en:

Web: www.thepaellaclub.com

Facebook: The Paella Club

Instagram: The Paella Club

Y si les dices que yo te he recomendado ir, seguro que te invitan a una copa de algún Priorat rico.

Compartir
Artículo anteriorDe madera y vinos naturales