En muchas ocasiones hemos hablado de una de nuestras varietales blancas favorita, la italiana Ribolla Gialla, porque se adapta muy bien a una amplia gama de estilos: seco, semiseco, espumante, joven seco, dulce y sobre todo los Orange wines.  Hemos podido disfrutar de vinos naranja producidos con diferentes variedades: Sauvignon, Chardonnay, Traminer, Rkatsiteli, Pinot Gris, Pinot Blanc, Albillo Real, Malvasia o Moscatel entre otras, pero la forma en que la Ribolla se muestra en un vino naranja es simplemente fabulosa. La Ribolla es una variedad autóctona de Friuli-Venezia Giulia en Italia, sobre todo en el lado oriental de la zona, donde se encuentran muchos e importantes elaboraodres. Y si hay un lugar especial para la producción de vinos con la Ribolla Gialla, tenemos que ir a Oslavia (Gorizia), donde, como mi fiel lector sabe, se encuentra la Associazione Produttori Ribolla Di Oslavia, cuyo objetivo es la promoción de la Ribolla di Oslavia (Ribolla Gialla macerada con sus pieles) y hacer que los vinos naranja sean conocidos tanto como sea posible. Quieren demostrar que las técnicas de vinificación orgánica y natural pueden producir vinos de alta calidad. Seis bodegas forman esta asociación y hoy vamos a hablar de una de ellos: Il Carpino.

Los mandos de esta Azienda Agricola están en manos de la familia Sosol. Los padres Ana y Franco y los hijos Naike y Manuel están a cargo de todo. La bodega se encuentra en las afueras de Oslavia, en Borgo del Carpino, cerca de la frontera con Eslovenia. Su enfoque de la viticultura no es totalmente orgánico, pero tratan de mantener el uso de productos químicos al mínimo posible. La calidad, y no la cantidad, es su objetivo, y para alcanzarla se reduce la cantidad de uva cosechada por medio de la poda en verde necesaria y una drástica reducción de los racimos después de haber florecido. Los rendimientos se mantienen con el sistema Guyot que deja sólo cinco o seis yemas por caña. No se utilizan fertilizantes químicos, y el tratamiento contra las enfermedades de la vid se mantiene a niveles mínimos utilizando productos con un bajo impacto en el medio ambiente.

Los Sosol producen dos líneas de vino. Un estilo joven y fresco llamado Vigna Runc, con vinos elaborados en tanques de acero. Estos vinos son vinos naturales, sin ningún añadido sintético, sin técnica y con un uso de sulfitos lo menor posible.

Los vinos Riserva o de selección se llaman Il Carpino. También son vinos naturales, y esta línea incluye los vinos macerados con sus pieles o vinos naranja. Como veremos a continuación, tienen una forma particular de envejecer los vinos. Después de la fermentación en contacto con las pieles, se prensa ligeramente el vino y luego se pasa a grandes Botti de roble de Eslavonia. Después de esto, el vino se transfiere a tanques de acero y, por último, el affinamento tiene lugar en botella durante un período de tiempo que varía con cada vino. Estos vinos son la gama alta de la bodega, hechos en completo equilibrio con el suelo y el carácter de las variedades, buscando dejar los vinos como son, no manipulándolos con procesos de bodega como clarificación, filtrado o corrección.

La línea Il Carpino tiene cinco vinos monovarietales:

Il Carpino Chardonnay, macerado con sus pieles durante siete días y con una crianza de 12 meses en Botti de roble de Eslavonia, 11 meses en depósito de acero y 36 meses más en botella.

Il Carpino Ribolla Gialla, macerado con sus pieles durante cuarenta y cinco días en Botti tronco-cónico de roble de Eslavonia. La crianza se realiza los mismos botti durante 12 meses más 11 meses en tanques de acero y 24 meses en botella. La vendimia de 2012 tuvo una maceración de 55 días, luego se mantuvo 24 meses en roble y 24 meses en botella.

Il Carpino Malvasia, macerado con sus pieles durante siete días con una crianza de 12 meses en Botti de roble de Eslavonia, 11 meses en depósito de acero y 24 meses en botella.

Il Carpino Vis Uvae, un Pinot Grigio macerado con sus pieles durante diez días con una crianza de 12 meses en Botti de roble de Eslavonia, 11 meses en depósito de acero y 24 meses en botella.

Il Carpino Exordium, un Friulano macerado con sus pieles durante diez días con una crianza de 12 meses en Botti de roble de Eslavonia, 11 meses en depósito de acero y 24 meses en botella.

Il Carpino también incluye un ensamblaje tinto, Rosso Carpino. Como es muy común en Friuli-Venezia Giulia, esta mezcla se basa en Merlot, que es un 80% de la misma mientras que el 20% restante es Cabernet Sauvignon. A diferencia de los otros vinos, el Merlot envejece en grandes Botti durante 18 meses, mientras que el Cabernet lo hace el mismo período de tiempo, pero en barricas.

Procesos de la naturaleza y vinificación

Los mejores viñedos de Il Carpino tienen una característica muy especial: su suelo es de Ponka. Ponka es una significa marga de sedimento de la época eólica muy pobre en componentes orgánicos pero muy rica en sales minerales que sólo se puede encontrar aquí en la zona de Istria. La parte superior del suelo es un derivado de piedra caliza con mucho hierro. Debajo de ella se forman formaciones calcáreas sólidas derivadas de la vida marina fosilizada. La Ponka se encuentra a cierta profundidad. Cuando llega a la superficie, la exposición al sol y la lluvia la rompen y forma un suelo blando, rico en microorganismos y muy útil para las vides. La Ponka tiene un alto porcentaje de fósiles; esto permite que las raíces de la vid busquen nutrientes asimilando todo lo que la vid necesita de la tierra.

Sobre la Ribolla Gialla

La uva Ribolla Gialla se adapta muy bien a las condiciones que encuentra aquí. Es una variedad muy vigorosa, especialmente cuando comienza a crecer y es capaz de hacer vinos que mantienen su frescura incluso después de 20 años de botella. La Ribolla de suelo de Ponka muestra su mejor carácter. Después de alcanzar una maduración completa en el viñedo, y tras la cosecha, las uvas son despalilladas. Comienza el período de contacto con las pieles. Puede ser hasta cincuenta y cinco días dependiendo de la vendimia.

El contacto con las pieles es muy importante para extraer las sustancias polifenólicas de la piel que contribuyen a dar color, taninos, sabor, aromas y longevidad al vino.

Durante la maceración, es muy importante tener cuidado de no tapar la variedad y el terroir, algo que en el pasado solía pasar con el uso de barricas. El carácter de la uva será un poco menos fresco, pero la personalidad de la variedad no se perderá. El proceso de maceración ayudará a proteger el vino porque los taninos son perfectos antioxidantes y el uso de sulfitos añadidos no es necesario hasta el momento del embotellado del vino. Los vinos macerados se conservan durante uno o dos años en roble y puede producirse alguna precipitación. No hay filtración durante el embotellado. El vino envejece durante dos años en botella antes de ser lanzado al mercado.

El poder de Collio viene dado por la Ribolla Gialla, la variedad indígena más importante. La Ribolla es la expresión de esta tierra, una uva que crece en San Floriano y Oslavia desde hace 1.000 años, incluso durante la Primera Guerra Mundial, cuando casi todos los viñedos fueron destruidos. En la década de los 1970 la Ribolla se redescubrió y replantó de nuevo. San Floriano es una zona montañosa con un clima adecuado para el cultivo de Ribolla Gialla. No todas las zonas y todos los climas son buenos para el cultivo de la uva Ribolla. La mejor exposición para su crecimiento es Sur-Suroeste.

Pronto hablaremos con Franco Sosol sobre sus vinos y su filosofía vinícola.

Fotos (c) Azienda Agricola Il Carpino

This slideshow requires JavaScript.