Eslovenia. Sí, en Eslovenia se elabora vino. Se podría pensar que no es un buen vino, como apenas se sabe algo sobre el vino que se produce en Eslovenia. Sin embargo, producen vino de alta calidad. Hay unas pocas DOs en este pequeño país, si lo comparamos con otros países de su entorno como Italia o Francia, pero se pueden encontrar bodegas y viticultores haciendo cosas muy interesantes. Por supuesto que para ello hay que investigar, pero bueno, no es eso lo que todo winelover que se precie hace?

Eslovenia está dividida en tres grandes denominaciones de origen, que a su a vez están subdivididas en varias regiones: Prodavje, con dos subzonas: Ŝtajerska Slovenija y Prekmurje; Posavje, con tres subzonas: Bizeljsko Sremič, Bela Kajina y Dolenjska; Finalmente, Primorska, con cuatro subzonas: Goriška Brda, Vipavska Dolina, Slovenska Istra y Kras. Sobre muchas de ellas hablaremos en el futuro, ya que hay muchos y muy interesantes elaboradores dignos de buenas conversaciones.

Hoy nos quedaremos en Goriška Brda, una zona que se encuentra cerca de nuestro querido Friuli, justo enfrente de Gorizia. De hecho, esta zona, tanto la perteneciente a Italia como la que pertenece a Eslovenia, ha estado cambiando en manos de diferentes países dependiendo del resultado de varias guerras. Esta zona formó parte del Imperio Austrohúngaro y luego de Eslovenia y luego de Italia hasta la forma en que hoy están definidas sus fronteras. Por ejemplo, la bodega de la que hablaremos hoy se encuentra en Eslovenia, pero algunos de sus viñedos están al otro lado de la frontera con Italia.

¿Por qué visitamos Goriška Brda? Bueno, acaso no estamos enamorados de los Orange wines? Eslovenia es uno de los países donde se pueden encontrar grandes productores de este estilo de vino. Utilizan todos los métodos clásicos desarrollados hace siglos en Georgia: ánforas, largos períodos de maceración del mosto con las pieles, largos períodos de envejecimiento, etc.

Llevábamos tiempo intrigados sobre esta región y estábamos prestando atención a sus vinos, pero son un poco difíciles de encontrar en nuestra tienda de vino habitual, a menos que acudas tiendas online. O que tengas un amigo como Richard, que conoce la región desde hace años y atesora en su casa algunos vinos eslovenos. Así, un día tuvimos ocasión de disfrutar de una botella. Era un vino espumoso muy especial. Última añada producida, 2006. Rosé Puro de Movia. Un vino espumoso increíble hecho con Pinot Noir 100%. El mosto permanece macerando con las pieles un día, de ahí el maravilloso color rosado que muestra. Fermentación primaria en grandes tanques sobre levaduras naturales, Fermentación secundaria completada en barricas sobre sus finas lías, cuatro años de maduración en barricas.

¿Qué hace que este vino sea tan especial? Bueno, contrariamente a la práctica común, no se compra ya degollado, sino que una vez en casa tenemos que hacerlo nosotros mismos. Se recomienda que pongamos la botella en posición vertical sobre el corcho. De esta manera el sedimento desciende y antes de que vayamos a disfrutarlo, tienes que abrir la botella boca abajo para que todos los sedimentos y las levaduras naturales salgan al degollarlo. Una vez hecho, es hora de disfrutar de este maravilloso vino espumoso nada parecido a otro que se haya probado antes.

Movia es una bodega familiar con sede en Ceglo, con 22 hectáreas de viñedos en la región fronteriza de Eslovenia (Goriška Brda) e Italia (DOC Collio). El cabeza de familia es Aleš Kristančič, también el creador del vino, siendo esta la octava generación elaborando vino en la familia después de que su historia comenzase en 1820. Producen una amplia variedad de vinos, desde tintos a blancos a espumosos y a Grappa, utilizando variedades autóctonas (Sivi Pinot, Rebula…) a las internacionales (Merlot, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Sauvignon, Pinot Gris…).

Nos centraremos en dos estilos, los vinos espumosos Puro y Puro Rosé y los vinos naranja, cuyo mejor ejemplo es Movia Lunar.

Además del Puro Rosé, Puro es el otro vino espumoso que Aleš produce. De la añada 2009, su mezcla es Chardonnay 60% y Ribolla 40%. El método de elaboración es el mismo que el Puro Rosé que vimos antes. El vino creado con este método de dejarlo sin degollar hace que pueda envejecer para siempre, según Aleš. Puede llegar a los 100 años de edad y más y todavía estará madurando. Es un vino increíble elaborado sin ningún uso de azufre.

Lunar es un vino increíble. Un auténtico vino naranja. Sus aromas y su sabor te cautivan desde el primer momento. Cosecha tardía, macera ocho meses de contacto con las pieles en barricas de roble, embotellado bajo luna llena, sin azufre añadido, sin filtración, sin prensar y luego envejece durante 6 meses en la botella. Naturaleza pura en tu copa de vino. Color ámbar de intensidad media. Un montón de carácter y un postgusto fino y largo. Un vino extraordinario. Recomendación: deja la botella de pie un día, decanta el vino antes de beberlo y sirve en una copa lo que quede en la botella. La diferencia entre lo decantado y el fondo de la botella, tanto en aspecto como en sabor, es algo más que digno de probar.

Y ahora podrías pensar: bueno, sólo es otro vino naranja. Pues no, este no es el típico vino naranja habitual para los fanáticos del vino como nosotros. Cada año, Aleš cambia su mezcla. A veces es monovarietal como en 2008, cuando era 100% Chardonnay. Otras veces es una mezcla, como en 2013: Chardonnay 50% y Rebula 50%. Si te gusta este estilo de vinos, estamos seguros de que te encantará Movia Lunar.

Pronto hablaremos con Aleš Kristančič sobre su pasión por los vinos y su filosofía vinícola.

This slideshow requires JavaScript.