Massimiliano Croci es miembro de la tercera generación de su familia que gestionando la Tenuta Vitivinicola Croci en Emilia, Italia. Siguiendo los pasos de su abuelo Giuseppe y de su padre Ermanno, es ahora quien está haciendo algunos de los vinos más codiciados en su país y más allá de sus fronteras. Una característica especial de sus vinos es que se hacen de la manera tradicional, y en Emilia esta manera tradicional es hacer vinos espumosos que refermentan en la botella. Para muchas personas esto parece ser sólo una moda o una manera de adaptarse a las tendencias actuales del mercado, pero lejos de eso, Massimiliano sigue haciendo los vinos de la forma en que sus antepasados hacían vino en su día. Además, por supuesto, sus vinos son naturales. No hay productos químicos utilizados, no hay sulfitos añadidos, no se controlan los niveles del vino. Sus vinos están hechos de un modo que se desarrollan por sí mismos. Una vez más, según la forma tradicional.

La finca, situada en la provincia de Piacenza, se fundó en 1935 cuando su abuelo la compró y fue en la década de 1970 cuando su padre decidió pasar de la gestión de ganado a la producción de uva, ya que esta era la única manera de hacer dinero decente para vivir en la región. Ahora la bodega ha crecido y se ha consolidado como una de las mejores bodegas de Italia para los vinos espumosos y frizzante, siempre utilizando variedades de uva autóctonas.

Tenuta Croci es también una de las pocas bodegas en Italia que producen un vino de hielo, un vino típico de Canadá y Austria cuyas uvas se dejan en el viñedo para que se reduzcan y deshidraten mientras que el nivel de azúcar sube. La vendimia suele hacerse entre noviembre y enero, cuando la temperatura es de alrededor de cinco grados bajo cero. Este vino, Emozione di Ghiaccio, se produce utilizando las variedades locales típicas Malvasia di Candia Aromatica 70% y Moscato Bianco 30%. El vino permanece en Botti de roble durante dos años.

En los viñedos de Tenuta Croci se utiliza el sistema Guyot y el suelo está marcado de arcilla y arena con sus orígenes fechados en el período Plioceno. Todos los trabajos que se hacen en los viñedos situados en MonterossoCastell’Arquato, y los que se llevan a cabo en la bodega se hacen a mano.

Massimiliano produce dos vinos espumosos: Alfiere, para el que utiliza la variedad local Ortrugo. Alfiere Rosé es una mezcla de Barbera 48%, Bonarda (aka Croatina) 48%, y Malvasia Nera 4%. Ambos vinos permanecen sobre sus lías durante dieciocho meses.

Gutturno Sur Lie es un vino frizzante Gutturnio DOC Colli Piacentini refermentado en la botella. Es una mezcla de Barbera 60% y Bonarda 40%. Este vino permanece en un tanque durante ocho meses y luego va a la botella donde permanece por lo menos diez meses más.

Los dos vinos tintos de la Tenuta son Coronino, un vino calificado como de mesa (Vino da Tavola Rosso) elaborado con una mezcla de Merlot 60% y Sangiovese 40%. Este vino permanece en un tanque durante ocho meses y luego va a barriles de roble durante dieciséis meses más.

San Bartolomeo, cuyo nombre proviene de la denominación antigua de Monterosso, es un blend de Barbera 60% y Bonarda 40% Gutturnio DOC Colli Piacentini. Ocho meses en depósito, luego barricas de roble durante dieciocho meses más.

Tenuta Croci también produce tres Orange wines. Al igual que con los vinos espumosos, Massimiliano los elabora porque esta era la forma tradicional de hacer vino blanco en la región. Lubigo Sur Lie es un monovarietal de Ortrugo frizzante refermentado en la botella. Doce días de maceración con sus pieles, luego ocho meses en un depósito y diez meses más en botella. Monterosso Val d’Arda Sur Lie es un DOC Colli Piacentini elaborado con Malvasia di Candia Aromática 60%, Ortrugo 35% y Marsanne 5%. Maceración en las pieles de siete a once días. Este vino permanece en un tanque durante ocho meses y luego va a la botella donde permanece por lo menos diez meses más. Por último, Val Tolla es un monovarietal de Malvasia di Candia Aromática. Su periodo de maceración está en torno a treinta días. Diez meses en tanque y doce meses en botella.

La producción de vino y la agricultura son elementos clave de la identidad del territorio. Precisamente por el papel fundamental que desempeña la actividad agraria, Tenuta Vitivinicola Croci, especialmente conducida por un hombre joven como Massimiliano, debe ser capaz de hacer vinos con dinamismo, transparencia, calidad y autenticidad.

Pronto hablaremos con Massimiliano de sus raíces vinícolas y filosofía. Para la entrevista, contaremos con la inestimable ayuda de nuestro común amigo Antonio Sicurezza, propietario de la tienda de vinos Wine Attack en Madrid.

Fotos (c) Tenuta Croci

This slideshow requires JavaScript.