[:es]Tantaka, los vinos de Juanjo Tellaetxe en Araba[:en]Tantaka, Juanjo Tellaetxe’s wines in the Basque Country[:]

Tantaka

Tantaka

[:es]

Siempre he estado en contra del chauvinismo. Esto de que lo mío es lo mejor solamente porque es lo mío es un concepto que no entiendo. Y tampoco comparto, claro. Hay algunos aspectos en los que defiendo «lo mío» pero solo porque después de probar lo de «los otros» veo que me gusta más “lo mío”. Este es el caso del Txakoli. He probado Txakoli elaborado en Bizkaia, en Gipuzkoa y algo de lo que se elabora en Araba. Lógicamente no he podido probar todo porque hay mucho. Pero después de lo que he probado, mi preferencia es el Txakoli que se elabora en Bizkaia. Ojo, fuera de ahí he probado algunas cosas chulas pero más bien eran excepciones.

Hay que aclarar también que no tengo un conocimiento profundo sobre las diferencias de elaboración en cada provincia. Alguna hay seguro, pero reconozco que no las conozco. Sin embargo, siempre me ha parecido más interesante el Txakoli de mi provincia natal.

Gracias a  mi querido Giacomo, un día se me puso a tiro un Txakoli alavés. Tras haber probado varios que no me habían emocionado nada, incluso probando diferentes etiquetas y añadas, le di una oportunidad. La verdad es que había ciertas notas biográficas en su elaborador que me atraían mucho, así que me puse a ello. Y qué descubrimiento! Juanjo Tellaetxe es esa persona detrás de unos muy muy buenos Txakolis alaveses. Juanjo elabora bajo la etiqueta de Tantaka dos Txakolis, uno al que podemos referirnos como básico llamado Tantaka a secas y otro que Juanjo llama Tantaka Selección. Juanjo también elabora un Txakoli tinto llamadoTantaka Beltza del que hace un pequeño puñado de botellas.

Pero antes de hablar de los vinos, hay que hablar de su creador. Juanjo Tellaetxe tiene un oficio principal y ese es el de sacerdote. Lo de hacer vino viene después. Gestiona las viñas familiares que rodean su caserío situado en Artomaña, una pequeña localidad situada en el Valle de Arrastaria. Como todos los valles, está rodeado por montañas que lo protegen de las inclemencias del tiempo, si bien en su lado norte tiene un pequeño resquicio por donde se suele colar el viento. Este valle incluye también orográficamente la ciudad vizcaína de Orduña. Y digo ciudad porque en Bizkaia es la única localidad que recibe está distinción. Bilbao es una Villa, no una ciudad.

Si orduña es una ciudad vizcaína, como es posible que Juanjo haga txakoli alavés? Resulta que el valle de Arrastaria pertenece a la provincia de araba pero las gentes de este valle siempre han tenido una gran relación con la ciudad de orduña y viceversa. Si bien hay algunas fincas de la familia Tellaetxe están repartidas entre las dos provincias, los viñedos están en la parte alavesa

Juanjo vinifica sus vinos en Amurrio, Araba. En su bodega trabaja con depósitos de inox y nada de barrica, si bien cuando le visité había recibido un par de barricas de 400 o 500 litros para trabajar con ellas en el futuro.

La Hondarrabi Zuri es la estrella de los vinos Tantaka. El vino básico la emplea en un 100% mientras que al Selección le añade un 20% de Petit Corbu. También tiene algo de Riesling plantando y si la memoria no me falla, un poquito de Chardonnay. También tiene algo de Hondarrabi Beltza para su vino tinto, del que he comentado que hace bastante menos de mil botellas al año.

Juanjo trabaja muy bien sus vinos. Giacomo siempre me dice que tengo que hablar de los vinos. No soy de hacer notas de cata ni de dar descriptores aromáticos del vino, sino d decir qué me gusta y qué no. En el caso de Juanjo, disfruto mucho sus vinos. He probado las añadas 2017 y 2018 en botella  y la 2019 en depósito, que por otra parte es todo lo hay hecho hasta la fecha. Tantaka es un Txakoli diferente a los habituales, de igual de qué provincia. Juanjo decía que su elaboración era más al estilo vizcaíno, y me lo creo. Lo que sé es que está muy bien.

Tantaka Selección es absolutamente diferente al Tantaka, y absolutamente rico. La Petit Corbu le da un toque muy distintivo que hace que tenga una boca untuosa y sobre todo opulenta. Nada de un vino parco de sabor y que se va rápido. Selección permanece con una acidez muy bien conseguida. Quizás al principio para un bebedor de Txakoli mas clásico, por así decirlo, pueda resultar muy sorprendente, pero precisamente ahí está la gracia, no? Por lo menos para mí si. Me gusta que mi vino me sorprenda, y Tantaka Selección sorprende, y gratamente, hasta decir basta.

Para la añada 2019, los nombres de los dos txakolis blancos cambiarán y además se incorpora un vino nuevo. Así pues, sus nuevo vinos llevarán las siguientes etiquetas y composiciones:

  • Tantaka 2019, el txakoli básico, que llevará lacre blanco.
  • Tantaka Beltza 2019, con lacre oscuro.
  • Tantaka Diapiro 2019, Hondarribi Zuri y Riesling, con lacre verde.
  • Tantaka Diapiro 2019, Hondarribi Zuri y Petit Corbu, antiguo Tantaka Selección, con lacre naranja.

No puedo hablar mucho del Tantaka Beltza porque solo probamos el 2019 del depósito, pero me quedé con las ganas de probarlo, de catarlo y disfrutarlo con más calma. Espero que ese momento llegue cuando ponga mis manos en mi asignación de 2019, porque a partir de ahora soy un incondicional del trabajo de Juanjo.

Pronto hablaremos con Juanjo Tellaetxe acerca de su trabajo haciendo Txakoli.

[:en]

I have always been against chauvinism. This thing that what’s mine is the best only because it is mine is a concept that I cannot understand. And I don’t share it either, of course. There are some aspects in which I defend «what’s mine» but only because after trying «others’ stuff» I see that I like «what’s mine» more. This is the case of Txakoli. I have tried Txakoli made in Bizkaia, in Gipuzkoa and some of what is made in Araba. Logically I have not been able to taste everything because there is a lot. But after what I have tasted, my preference is the Txakoli made in Bizkaia. Obviously I have tasted some interesting Txakoli from Araba, but rather they were just exceptions.

It should also be noted that I do not have a deep knowledge about the differences in production of each province. I’m sure there are, but I admit that I do not know them. However, I have always found more interesting the Txakoli of my home province.

Thanks to my dear Giacomo, a Txakoli from Araba came within my reach one day. Having tasted several wines that I found a bit dull, even tasting different labels and vintages, I decided to give it a try. The truth is that there were certain biographical notes in its winemaker that I considered appealing. And what a discovery!

Juanjo Tellaetxe is that person behind a very very good Txakoli from Araba. Juanjo produced two white wines under the Tantaka label; one that we can refer to as entry level or basic called Tantaka and another that Juanjo calls Tantaka Selección. Juanjo also makes a small handful of bottles of a Txakoli Beltza, a red wine.

But before talking about the wines, we must talk about its creator. Juanjo Tellaetxe has a main job and that is a priest. Making wine comes later. He manages the family vineyards that surround his basque country house located in Artomaña, a small town located in the Valle de Arrastaria. Like every valley, it is surrounded by mountains that protect it from the inclemency of northern weather, although on its north side it has a small gap where the wind usually creeps in. This valley includes geographically the Biscayan city of Orduña. And I say city (ciudad) because in Bizkaia it is the only town that receives this distinction. Bilbao is a town (villa), not a city.

If Orduña is a Biscayan city, how is it possible for Juanjo to make Txakoli from Alava? It turns out that the Arrastaria Valley belongs to the province of Araba. Inhabitants of both provinces here are known for having an outstanding relationship between them. It also turns out that the some of the agricultural plots of the Tellaetxe family are distributed between the two provinces but the vineyards are mainly located in Araba.

Juanjo vinifies his wines in Amurrio, which is indeed Araba. In his winery he works with stainless steel tanks and no barrels, though when I visited him he had just received a couple of 400 or 500-liter barrels to work with in the future.

The Hondarrabi Zuri is the star of Tantaka wines. The basic wine uses it 100% while the Selection adds 20% Petit Corbu. It also has some Riesling planting and if memory serves me well, a little bit of Chardonnay. It also has some Hondarrabi Beltza for its red wine, which I have commented he produces well under a thousand bottles a year.

Juanjo works his wines very well. Giacomo always tells me that I have to talk about the wines. I am not about making tasting notes or giving aromatic descriptors of the wine, but rather saying what I like and what I don’t. In Juanjo’s case, I really enjoy his wines. I have enjoyed the 2017 and 2018 vintages in bottle and the 2019 out of the tank. Tantaka is a different Txakoli from the usual ones, from any province. Juanjo said that its elaboration was more in the Biscayan style, and I believe it. What I know is that it is very good.

Tantaka Selección is absolutely different from Tantaka, and absolutely wonderful. The Petit Corbu gives it a very distinctive touch that makes it have and silky yet powerful taste and above all, an opulent mouth. Nothing of a wine with little flavor that quickly fades away. Selección remains with a very well achieved acidity. Perhaps at first for a more classic Txakoli drinker, so to speak, it may be very surprising, but precisely there is the grace, right? At least for me. I like that my wine surprises me, and Tantaka Selección surprises, and pleasantly, until the very end of the glass and the bottle.

For the 2019 vintage, Juanjo will add a new wine to his portfolio while he will change the name of other two wines:

  • Tantaka 2019, the basic txakoli, with a white wax closing.
  • Tantaka Beltza 2019, with a dark wax closing.
  • Tantaka Diapiro 2019, Hondarribi Zuri and Riesling, with a green wax closing
  • Tantaka Diapiro 2019, Hondarribi Zuri and Petit Corbu, former Tantaka Selección, with an orange wax closing.

I can’t speak much about the Txakoli Beltza because we only tasted it out of the tank in 2019, but I was left with the desire to try it, to taste it and enjoy it more calmly. I hope that moment will come when I get my hands on my 2019 assignment, because from now on I am a fan of Juanjo’s work.

Soon we will talk to Juanjo Tellaetxe about his work making Txakoli.

[:]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies