[:es]Kmetija Hedele, la expresión del terroir de Eslovenia[:en]Kmetija Hedele, terroir expression in Slovenia[:]

Kmetija Hedele

[:es]

Este artículo iniciaba su andadura para hablar sobre Kmetija Hedele, una bodega ubicada en el corazón del valle del río Vipava en Eslovenia, una denominación llamada Vipaska Dolina. Pero a medida que evolucionaba se iba convirtiendo en una historia sobre Andrea Pittana.

Andrea es un ingeniero agrónomo que ha dedicado su vida y su trabajo a su pasión: el vino. No sólo es uno de los propietarios de Kmetija Hedele (Ales Pulc y Andrea Gheller son sus dos socios), sino que también trabaja como consultor para varias bodegas de la región del Collio en Italia. Algo curioso de su trabajo surge con los vinos naranja. En una conversación con otro enólogo de Vipavska Dolina surgió el nombre de Andrea y dijo que él y Andrea siempre discutían (amigablemente, por supuesto) sobre vinos naturales y vinos blancos macerados con las pieles. El otro enólogo trabaja de esta manera mientras que Andrea está en contra de la forma en la que algunos productores hoy en día justifican algunos defectos y características sensoriales no positivas en este estilo de producción de vino. Lo curioso del caso es que Andrea es consultor de algunos de los mejores productores de vino de naranja en el Collio. Esto nos asegura que con Andrea detrás de esos vinos el resultado solo puede ser grandes ejemplos de cómo trabajar con este estilo de vinificación.

Andrea es uno de esos elaboradores de vino que transmiten su pasión por su trabajo. Tan pronto como nos reunimos fuimos directamente a un viñedo plantado parte de Chardonnay, parte de Sauvignon, y comenzó a explicar los suelos, sus efectos en el aroma y los sabores de los vinos, la exposición al sol de las vides, cómo trabajan en el campo, por qué un sistema de plantado es mejor que el otro según el suelo y la variedad en particular, etc. Andrea es una fuente inagotable de conocimiento, pero al mismo tiempo habla de una manera que nunca te cansas de escuchar.

Luego fuimos a la iglesia de Cerkev Marija Snežna (Santa María de la Nieve), una pequeña iglesia en la cima de una colina rodeada de viñedos. Aquí, Andrea explicó cómo podríamos distinguir un suelo de Terra Rossa, el suelo característico del Kras esloveno y el Carso italiano, del suelo de Flysch que encontramos en el Vipavska Dolina, la Ponca/Opoka de la que hemos hablado en artículos anteriores. Simplemente observando los árboles que crecen en cada suelo diferente podemos hacer esta distinción.

Después de muchos años trabajando como consultor, Andrea comenzó a producir vino con sus socios en Eslovenia. 2011 fue la primera añada que Kmetija Hedele puso en el mercado. Una bodega que produce solo tres vinos blancos y no elabora vino tinto, ya que según Andrea, el suelo del Flysch es muy bueno para los vinos blancos pero no tanto para los tintos. Trabajan con las variedades Malvasía, Chardonnay y Sauvignon produciendo vinos monovarietales. Andrea tiene una visión sobre la elaboración de vino como la que hay en Borgoña, como dice, “debido a la atención que debe estar en el viñedo y la expresión que esto puede transmitir al vino”.

Andrea empezó sus estudios de vino y su carrera profesional en esta región francesa y debido a esto, siente verdadera pasión por la Chardonnay y su sueño es producir vinos provenientes de un solo viñedo en lugar de vinos de una sola variedad. En el valle de Vipava tiene la suerte de trabajar en “una geología que da un gran efecto terroir al vino«. Tengo la sensación de que pronto veremos cómo estos sueños se hacen realidad.

En la bodega vinifican cada parcela por separado. Tienen un poco menos de 10 hectáreas en total de donde producen un total de 30.000 botellas. Poco a poco continúan agregando parcelas pequeñas a la bodega para aumentar el número hasta las 15 hectáreas. Después del prensado, cada parcela va directamente a barricas de roble (obviamente de Francia) durante un período en torno al año, y luego permanece otro año en más en tanques de inoxidable. El ensamblaje final de todas las parcelas se realiza antes de embotellar.

Trabajan ecológicamente en todos sus viñedos y también son muy conscientes de la huella de carbono que dejan. Debido a esto, en lugar de construir una nueva bodega, están utilizando pequeños sótanos en diferentes casas en el pueblo de Gaberje. Aquí es donde probamos muestras en barricas de la añada 2018 y muestras de depósitos de la añada 2017. Luego abrimos unas cuantas botellas, incluida un realmente maravilloso Malvazija 2011, su primera añada, un vino excepcional.

Y la visita no terminó después de probar sus vinos, ya que después fuimos al cercano pueblo de Vipava para tomar un café. Luego fuimos a la Oficina de Turismo del Valle de Vipava donde, además de información turística, tienen una sala en la que se pueden degustar diferentes vinos de todo Vipavska Dolina. Algo increíble.

Un descubrimiento maravilloso. Vipavska Dolina. Kmetija Hedele. Andrea Pittana. Pronto hablaremos con él sobre sus antecedentes borgoñones y todo lo que está haciendo en Italia y Eslovenia.

[:en]

This article was supposed to be about Kmetija Hedele, a winery located at the very heart of the Vipava River Valley in Slovenia, the Vipaska Dolina DO. But soon enough it became a story about Andrea Pittana.

Andrea is an agronomist engineer who has devoted his life and work to his passion: wine. He is not only a business partner of Kmetija Hedele (Ales Pulc and Andrea Gheller being the other ones) but he also works as consultant for several wineries in the Collio area in Italy. A funny thing about his work comes around Orange wines. In a conversation with another winemaker from Vipavska Dolina, Andrea’s name came up and he said that he and Andrea were always arguing about natural wines and macerating wines on the skins. The other winemaker works this way whereas Andrea is against the way some producers nowadays justify some defects and non-positive sensorial characteristics on this style of producing wine. The funny thing is that Andrea is a consultant for some of the best Orange wine producers in Collio. Some of them are natural winemakers and with Andrea working with them we can be sure their wines are wonderful examples of what this style of wine should be.

Andrea is one of those winemakers who transpire his passion for his work. As soon as we met, we went straight to one vineyard part Chardonnay, part Sauvignon and he started explaining the soils, its effects in the aroma and flavors of the wines, the sun exposition, how they work on the field, why a training system is better than the other to one particular soil and variety, etc. He is a never-ending source of knowledge but at the same time he talks in a way you never get tired of listening.

Then we went to the church of Cerkev Marija Snežna (Saint Mary of the Snow), a small church on the top of a hill surrounded by vineyards. Here Andrea explained how we might distinct a soil of Terra Rossa, the characteristically soil in the Slovenian Kras and Italian Carso from the Flysch soil found in the Vipavska Dolina, the Ponca/Opoka we have talked about in previous articles. Simply by looking at the trees growing on each different soil could do this distinction.

After many years of being a consultant, Andrea started producing wine with his partner in Slovenia. 2011 was the first vintage that Kmetija Hedele brought to the market, a winery that produces only three white wines and no red wines, as for Andrea the Flysch soil is so great for white wines. They work with the Malvasia, the Chardonnay and the Sauvignon varieties producing single-variety wines. Andrea bears an attitude like in Burgundy as he says, ‘because of the attention that must be on the site of cultivation and the expression this can convey to the wine.’

 Andrea cut his professional teeth in this French region and because of this, Chardonnay is his true calling and his dream is to produce single-vineyard wines, rather than single-varietal ones. In Vipava Valley he is lucky to work in ‘a geology that gives a great terroir effect to the wine.’ I have the feeling that we will soon see this dreams coming true.

At the winery they vinify each plot on its own. They have a bit less than 10 hectares in total for a total number of 30.000 bottles. They are slowly adding several small plots to the winery to increase that number to 15 hectares. Each plot goes straight to oak barrels (obviously from France) after pressing for a period close to a year, then it stays another year in steel tanks and the final blend is done before bottling.

They work organically in all their vineyards and also they are very conscious about their carbon footprint. Because of this, instead of building a new winery they are utilizing small basements in different houses in the village of Gaberje. Here is where we tasted 2018 samples in barrels and 2017 samples in tanks. Then we opened a few bottles, including a really wonderful Malvazija 2011, their first vintage that was simply an outstanding wine.

And the visit was not over after tasting their wines, but we went to nearby Vipava village for a coffee. Then we went to the Vipava Valley Tourist Office where besides tourist information they have a room where you can taste different Vipavska Dolina wines. Amazing.

A wonderful discovery. Vipavska Dolina. Kmetija Hedele. Andrea Pittana. Soon we will talk to him about his Burgundian background and all he is doing in Italy and Slovenia.

[:]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies