Lupinc, la expresión del Carso italiano

0
3027
Lupinc
Lupinc

Hace un tiempo tuve la oportunidad de disfrutar de una copa de vino con Matej Lupinc en su jardín. Unas copas en realidad. Es un tipo muy agradable con una forma de hablar pausada. Sus vinos son simplemente increíbles. Vinos de esos que puedes beber para siempre. Su bodega se encuentra no muy lejos de Trieste en FriuliVenezia Giulia, Italia. Prepotto es un pequeño pueblo cercano al Golfo de Trieste. Lo peculiar de Matej y Prepotto es que está en el corazón de la Meseta del Karst, una pequeña franja de tierra donde los elaboradores trabajan las variedades blancas maceradas con las pieles. Castello Di Rubbia di Natasa Černic, Matej Skerlj y especialmente Paolo Vodopivec no están lejos de aquí. En Prepotto, el pueblo de Matej, también podemos encontrar a dos de los productores de vino naranja más conocidos de la zona: Benjamino Zidarich y Sandi Skerk.

Decía “peculiar” porque Matej no macera sus vinos blancos con las pieles. Al contrario, él los trabaja en seco, que no es algo que podamos encontrar fácilmente con la excepción de Edi Kante, quien también está cerca de aquí.

Matej también posee un pequeño B&B que se encuentra junto a la bodega. Unas pocas habitaciones en un pueblo muy tranquilo donde hospedarte mientras disfrutas no solo de las bodegas de los alrededores sino también de los restos de trincheras de la Primera Guerra Mundial. Esta fue un área en la que tuvieron lugar terribles y mortales batallas y los restos aún se pueden ver y visitar aquí.

El suelo en el Carso es la famosa Terra Rossa que puedes ver en las imágenes a continuación. Caliza roja llena de sedimentos marinos y con una capa rocosa justo debajo de la superficie. Esta capa rocosa transmite a los vinos la personalidad típica de Carso que solo se encuentra aquí.

La Carso-Kras DOC en Italia, establecida en la década de los 1990, tiene su contraparte en Eslovenia en el distrito vinícola del Kras. Ambos se sientan sobre la Meseta del Karst, esa franja de tierra anteriormente mencionada que va desde Trieste a Gradisca D’Isonzo paralela al Golfo de Trieste, y desde aquí hacia el interior hasta que llega a los límites de la Vipavska Dolina DO en Eslovenia. Más de 400 kilómetros cuadrados de terreno con apenas 60 hectáreas de viñedos.

Mis héroes locales aquí trabajan con Vitovska y Malvasia Istriana en el lado blanco del vino y con Refosco (Terrano) en el lado tinto del vino. Matej produce un vino monovarietal con cada uno de ellas y también un blend de Vitovska, Malvasia y Friulano llamado Stara Brajda. Por cierto, he dicho que Matej no macera sus blancos con las pieles pero Stara Brajda es la excepción.

En muchas artículos que he escrito y en las catas de vino que suelo organizar siempre suelo mencionar la mayor longevidad de un vino blanco después de haber pasado por el contacto con la piel. Las propiedades de las pieles se transmiten al vino, lo que le permite recorrer largas distancias vitales en la botella.

Matej obtiene los mismos resultados sin ese tiempo de maceración. Sentados en su patio trasero con una copa de Malvasia y un plato de prosciutto casero, estábamos hablando sobre esto. Entonces fuimos hasta las mismas entrañas de su bodega. Allí, en un botellero en un rincón, cogió una botella de su Malvasia 2008, polvorienta, sin etiquetar. La abrimos diez años después de la cosecha. El vino estaba absolutamente vivo, con una nariz, un cuerpo, una acidez que hizo que mi cuerpo temblara. Un equilibrio perfecto, complejo y elegante, uno de esos vinos que puedes disfrutar para siempre. Lamentablemente, la botella parecía contener menos de 75 cl porque la bebimos sin esfuerzo. Un vino increíble.

Su Vitovska también es un vino maravilloso. He llegado a amar esta variedad desde que la descubrí gracias a los vinos de Nataša, Benjamino y especialmente Paolo. Todos ellos con tiempo de maceración con las pieles. Por esta razón, la Vitovska de Matej es absolutamente sorprendente ya que los maestros del vino naranja que lo rodean la trabaja en gran medida con las pieles. Su Vitovska tiene un alma pálida, límpida pero con cuerpo y un  y estructura, y sobre todo con un carácter aromáticamente intenso y sedoso.

Finalmente, Stara Brajda es un blend grandioso. Cada una de las características encontradas en los dos vinos anteriores están presentes aquí, con la adición del Friulano, otra variedad local que anteriormente se conocía como Tokai Friulano. ¿Qué puedo decir sobre este vino? También lo amo. Y como he mencionado más arriba, con un ligero periodo de maceración con las pieles.

Sus vinos blancos, por cierto, pasan por una crianza de aproximadamente nueve meses en roble, dependiendo de la añada.

Además de estos tres vinos, Matej trabaja con el Terrano, una subvariedad de la Refosco. Es una uva muy tánica, rústica y con un a acidez muy alta. Requiere manos artesanales para trabajar con ella, porque si no se controla, puede producir vinos que resultan muy difícil de beber. Refosk es su contraparte en Eslovenia y Croacia, en el área de Istria. Aquí fue donde descubrí vinos elaborados con esta variedad que prácticamente se comían el cristal de la copa debido a su extrema rusticidad. En algunos lugares hay una pequeña confusión acerca de esta uva, ya que su nombre es Refosco (Refosk) pero el nombre del vino es Terrano (también Teran). Terrano es una subdivisión de Refosco.

Sin embargo, no he probado todavía el Terrano de Matej, ya que es una uva que como se puede apreciar, no me agrada mucho beber. no Nataša y Marco Felluga elaboran Terrano muy interesantes, al igual que lo hace Giorgio Clai en Croacia. Así que parece que probar su Terrano será una excusa para visitar a Matej de nuevo.

Finalmente, elabora dos vinos dulces, el primero con Terrano y el segundo con Malvasía.

Lupinc es una pequeña bodega maravillosa. Los vinos de Matej son increíbles para mí. Por lo general, elabora unas 15.000 botellas al año. Me apasionan los vinos blancos con cuerpo y estructura, complejos y atractivos, y sus vinos son así. Su B&B también es un lugar muy agradable para pasar unos días de vacaciones en la zona. En cualquier caso, una visita obligada.